Estos sono los sonidos de la estación de autobuses de Pikine. La terminal se encuentra en una población cercana a Dakar y es el centro neurálgico del transporte público de la capital. Desde allí cada día parten cientos de viejos Peugot de siete plazas (sept place), minibuses de unos veinte asientos o autobuses a diferentes puntos de la geografía senegalesa. El ruido de los motores se mezcla con los gritos de los conductores particulares y los vendedores que pelean por los viajeros. No existen horarios ni dársenas fijas. Cada vehículo parte en riguroso orden de llegada siempre y cuando esté completo. Encontrar el transporte adecuado se convierte en una auténtica aventura para los turistas que como nosotros llegan a la estación por primera vez.

pruebaunusual

administrator

Revista digital de viajes diferentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *